Ciete   ISO-9001 ISO-14001 OHSAS-18001

Hilarión Eslava nº34 28015 Madrid, España
+34 91 549 16 37 Formulario

La primera gasolinera. La historia de Bertha Benz

Bertha_Benz_Retrato23-05-2011. En el estado federal de Baden-Wurtemberg, en el corazón industrial de Alemania, se encuentra la pequeña ciudad de Wiesloch en donde podemos encontrar una placa donde se le la frase “Erste Tankstelle der Welt”, o lo que es lo mismo, “la primera gasolinera del mundo”.

 

 

Placa_Primera_Gasolinera_del_mundoResulta curioso que, junto a la placa, no es posible encontrar una antigua y rudimentaria gasolinera como pudiéramos esperar, sino un edificio con un cartel que pone “Stadt Apotheke” (“Farmacia de la ciudad”). Esto es debido a que antes de que se desarrollara la sociedad motorizada en que vivimos, los derivados del petróleo sólo se vendían en farmacias, en general para usarse como disolventes y quitamanchas.

Pero, ¿cuál es la historia que hizo que esta singular farmacia alemana sea considerada como la primera gasolinera del mundo? Para ello, debemos remontarnos más de cien años a los albores de la invención del automóvil y a la figura de Bertha Benz, esposa del inventor del automóvil, Karl Benz.Farmacia_de_Wielsloch_Primera_Gasolinera_del_Mundo

El 29 de enero de 1886 Karl Benz solicita la patente n° 37.435 al gobierno alemán del “Benz Patent-Motorwagen” un extraño vehículo de tres ruedas y 0,6 hp de potencia que es considerado como el primer vehículo automotor de la historia.

Bertha_Benz_RetratoEn 1888, pese a las continuas mejoras aportadas por Karl Benz a su invento, este gozaba de escasa popularidad considerándose como un artilugio estrafalario y de escasa utilidad.

Fue entonces cuando en agosto de ese mismo año, Bertha Benz, decidió a espaldas de su marido, hacer una excursión en compañía de sus dos hijos de 13 y 15 años, a bordo del “Benz Patent-Motorwagen Nº3”, que contaba con una potencia de 2 hp y una velocidad máxima de aproximadamente 16 km/h.

Bertha Benz escogió un recorrido entre las ciudades de Mannheim y Pforzheim, su pueblo natal y regresó a los pocos días. En total recorrió 196 kilómetros (106 a la ida y 90 a la vuelta). Durante tan largo trayecto se vieron en la necesidad de rellenar el depósito de combustible y decidieron parar en la farmacia del Sr. Willy Ockel, ubicada en Wiesloch, para comprar unos litros de un conocido producto de limpieza derivado del petróleo llamado ligroína y que hoy en día todavía se usa como disolvente. Era la primera vez que un automóvil repostaba durante una tranquila excursión familiar.

Hoy en día este viaje en automóvil sin duda nos puede parecer ridículo, pero debe entenderse que hasta ese momento sólo se habían hecho viajes muy cortos con ellos. El viaje despertó una gran repercusión mediática ya que, con este viaje, Bertha demostró que el invento de su marido podía ser realmente útil y fiable.

Benz_Patent-MotorwagenPosteriormente, a medida que fueron apareciendo más automóviles fueron aumentando también los puntos de venta de sus correspondientes combustibles. La primera guía de “gasolineras” de Alemania se publicó en 1909. Una relación de cerca de 2.500 establecimientos (entre los que figuraban droguerías, tiendas de ultramarinos, tiendas de bicicletas, hoteles y casas de huéspedes) donde cualquier automovilista podía adquirir esos preciados hidrocarburos líquidos.

Los conductores llevaban sus propios recipientes, generalmente botellas, garrafas o incluso lecheras, que luego vaciaban en el depósito de sus coches. Las medidas de seguridad eran inexistentes y los accidentes por incendio estaban a la orden del día, especialmente si algún despistado se empeñaba en fumar durante el repostaje.

Los primeros surtidores aparecieron varios años más tarde, a medida que las carreteras se poblaban de coches sin caballos. La mayoría se ubicaban en las dependencias de los nuevos talleres de automóviles, que generalmente eran antiguas herrerías o cerrajerías que cambiaban de actividad comercial ante el rumbo que empezaba a tomar el transporte por carretera.

Por cierto, a pesar de formar parte de la historia del automóvil, la calle donde se encuentra la “primera gasolinera del mundo” hace tiempo que no ve pasar un coche. Desde hace unos años es una zona peatonal y todo aquel que quiera ver la farmacia y la estatua conmemorativa del viaje de Bertha Benz tendrá que hacerlo a pie.

El 25 de febrero de 2008, las autoridades alemanas aprobaron oficialmente la Bertha “Benz Memorial Route” como una ruta turística y de lugares históricos, un monumento de más de 190 km sobre la historia industrial alemana.

Ruta_seguida_por_Bertha_Benz

Veasé también:

Autor:César García Villalonga. Ing. de Caminos Canales y Puertos

Visto 26967 veces